Si eres amante de los vinos mexicanos, me imagino que has visitado el Valle de Guadalupe y si no lo has visitado pero tienes planes de hacerlo. Definitivamente te recomiendo que vayas a conocer Viña de Frannes, donde vas a disfrutar de su exclusiva colección de vinos y una maravillosa vista.

Al llegar, de inmediato te encuentras con la caseta donde una persona te habré y te dice las indicaciones. En seguida te encuentras un estacionamiento espacioso, todo bien.
A simple vista podemos ver que el lugar está rodeado de cerros y un viñedo al frente.
A la hora de entrar cumplen los protocolos de salud de nuestra nueva normalidad. Hay un tapete desinfectante para los zapatos, te toman la temperatura y te dan tu respectivo gel anti-bacterial.

El área dentro del restaurante es suficiente amplia para respetar la sana distancia.
A la hora de sentarme miré y tenía frente a mí una vista sacada de revista, cerros y otro viñedo

En lo personal pedí como entrada una pizza de pulpo al ajillo riquísima con un poco de cebolla curtida que ufff le daba un sabor muy peculiar y delicioso

Como plato fuerte desde que vi el menú, las palabras chamorro de borrego saltaron de la página y mi primer instinto fue ordenarlo, temí que mi instinto me fallara pero esta vez no fue la ocasión estaba muy bueno, bastante jugoso y tenía muy buen sabor, ambas comidas combinaron a la perfección con el vino Cabernet de Franc que pedimos que simplemente fue una revelación para, los sentidos.

Muy bonito ambiente, completamente familiar, pet friendly y al aire libre, el servicio bastante eficaz, la comida llegó rápido y lo mejor y que debería de importarnos mucho hoy en día, fue que cumplieron al pie de la letra sus medidas sanitarias


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!

Please enter your name here